Preparación al parto

  • Por ams

Preparación al parto

Embarazo y parto.

Los cambios (fisiológicos, posturales y anatómicos) que se producen durante el embarazo, y sobretodo el mismo momento del parto, constituyen los principales factores de riesgo para el desarrollo de disfunciones de la pared abdominal y el suelo pélvico, tales como incontinencia urinaria de esfuerzo, incontinencia urinaria de urgencia, caída o descenso de las vísceras pélvicas (útero, vejiga y recto), diástasis abdominal o dolor en las relaciones sexuales, incontinencia de gases, etc.

Las disfunciones de suelo pélvico que pueden darse tras el parto pueden prevenirse mediante fisioterapia en la preparación al parto.

El parto supone un traumatismo muy importante para los músculos del suelo pélvico, así como para los ligamentos y fascias que se ocupan de mantener la correcta estática de la pelvis. El impacto del parto puede verse agravado además por el uso de instrumental (como fórceps, ventosas o espátulas), por realizar pujos descontrolados sin activación de la pared abdominal y maniobras forzosas como la de Kristeller, o por desgarros y episiotomías.

Otros factores de riesgo que se dan durante el embarazo y que pueden favorecer o predisponer al desarrollo de disfunciones del suelo pélvico son padecer incontinencia urinaria antes del tercer trimestre, aumento de peso mayor a 12kg durante la gestación, que el peso del bebé sea mayor a 3700g o que su perímetro craneal del bebé muy grande en relación a los estrechos pélvicos.

¿En qué consiste la fisioterapia en la preparación al parto?

La fisioterapia durante el embarazo como preparación al parto se centra en potenciar los siguientes aspectos:

  • Control, movilidad y flexibilidad de la pelvis para favorecer la biomecánica de las fases de encajamiento, expulsivo y alumbramiento.
  • Tonificación, control y fortalecimiento de los músculos abdominales y del suelo pélvico. Los músculos abdominales son determinantes en la dirección y efectividad de los pujos durante la fase de expulsivo y el suelo pélvico debe tener un equilibrio entre rigidez y elasticidad para dirigir al bebé y permitir su salida. Todo ello se consigue mediante ejercicios específicos, ecoguiados y adaptados junto con la realización del masaje perineal.
  • Mejora de la condición física mediante ejercicios adaptados, seguros y supervisados.
  • Reeducación postural para aliviar o prevenir el dolor lumbar y/o pélvico que con tanta frecuencia se dan durante la gestación.

La fisioterapia de suelo pélvico dispone de distintas técnicas para la preparación al parto y puede empezar a realizarse a partir de la semana 16 de gestación.

Durante la preparación al parto se aprenden pautas correctas para realizar actividad física segura y eficaz, ejercicios y posturas para mejorar la biomecánica de la pelvis, educación postural, se automatiza la respiración diafragmática para mejor oxigenación del bebé y de la madre, se realizan ejercicios específicos de los músculos del suelo pélvico, y del transverso abdominal de forma ecoguiada y adaptada a cada madre, se enseña a aplicar el masaje perineal de forma autoaplicada o con ayuda de la pareja y se aprenden y practican los distintos tipos de pujo que pueden realizarse con ayuda del EPI-NO.

¿Cuándo es recomendable empezar la preparación al parto?

A partir de la semana 16 de gestación se recomienda empezar la fisioterapia para preparación al parto. Por otro lado el masaje perineal siempre debe realizarse a partir de la semana 34 así como el entrenamiento de los pujos. La preparación al parto debe realizarse bajo la supervisión de un fisioterapeuta especializado en fisioterapia de suelo pélvico.