Caida de órganos

  • Publicado el: 13 April 2015
  • Por: ams

Una de las funciones de la musculatura de suelo pélvico, junto los sístemas de ligamentos y fascias, es la de asegurar la estática pélvica, es decir, el soporte y sostén de las vísceras que se encuentran en la cavidad pélvica (vejiga, útero y recto). Los prolapsos son el descenso de uno o más de estos órganos, clasificándose según su gravedad desde un grado I (el más leve) hasta el grado IV (el más grave ya que la víscera sobresale por fuera de la vagina).

Las actividades con alto impacto, los partos, la edad y el peso son algunos de los factores que más influyen sobre el sistema de sostén de las vísceras pélvicas.

Múltiples factores son los implicados en la caída de estas vísceras: los partos, estreñimientos crónicos, la edad (menopausia), componentes genéticos, deportes de impacto que incluyan saltos, abdominales, correr, etc.influyen sobre los sistemas de suspensión y sostén (ligamentos, fascias y músculos) que mantienen la vejiga, el útero y el recto en su correcta posición, provocando que cedan en mayor o menor medida.

Los pacientes diagnosticados de prolapsos genitales: cistocele (caí­da de vejiga), rectocele (caí­da del recto), histerocele (caí­da del útero), deben ser informados y tratados independientemente del grado del mismo y de si existen o no sí­ntomas asociados (incontinencia, sensación de bulto y pesadez, etc.), ya que si no se hace nada en los estadios iniciales con el paso del tiempo las probabilidades de que la situación se agrave seriamente son muy elevadas y las soluciones a posteriori mediante cirugía son mucho más complejas, dolorosas y de mayor riesgo en cuanto a probabilidad de efectos secundarios y complicaciones. Los tratamientos de fisioterapia son los indicados en los estadios iniciales, son altamente eficaces y pueden prevenir, mejorar o restablecer el problema en diferentes grados.

El tratamiento de fisioterapia se centra en la mejora del tono y el entrenamiento funcional de la musculatura con el fin de proteger la estática pélvica..

Algunos tipos de prolapsos de grado I e incluso grado II pueden recuperarse, sobretodo funcionalmente, tras los tratamientos, mientras que en los casos más avanzados el objetivo es intentar evitar que avance su grado de descenso y conseguir una mejoría o eliminación de los síntomas asociaciados como la incontinencia urinaria, la sensación de pesadez o bulto en la zona genital, el dolor, etc. que pueden desaparecer o mejorar de forma importante (Efficacy of pelvic floor muscle training and hypopressive exercises for treating pelvic organ prolapse in women:randomized controlled trial).

Si la opción quirúrgica es inevitable o se ha decidido que es lo mejor por parte del médico especialista es muy importante realizar el tratamiento como complemento a la misma potenciando sus resultados.

Para un abordaje lo más preciso posible del grado de prolapso y su repercusión en la función y una elección de tratamiento que se ajuste a cada paciente de forma personalizada se recomienda la realización de una valoración que incluya ecografía funcional de suelo pélvico por parte de un fisioterapeuta especializado.