Enuresis

  • Publicado el: 13 April 2015
  • Por: ams

Llamamos enuresis a la pérdida de orina durante la noche en niños mayores de 5 años. Se trata de un síntoma bastante frecuente con una prevalencia entre un 5% y un 10% de los niños a los 7 años. El mojar la cama por las noches supone un alto estrés emocional para el niño que puede llegar a afectar su autoestima.

La enuresis puede presentarse de forma única o convivir con otros trastornos urinarios durante el día.

La enuresis conlleva una fuerte carga psicológica para el niño y por ello es necesario considerar los aspectos sociales y familiares antes de iniciar su tratamiento.

Se recomienda iniciar su tratamiento a partir de los 6 años si el problema no se ha resuelto de manera espontánea y antes de llevarlo a cabo hay que tener en cuenta los aspectos sociales y familiares del niño. Actualmente el tratamiento de fisioterapia es muy poco utilizado en nuestro paí­s en los niños que a partir de los 6 años no presentan un control normal de la micción bien sea durante el sueño o la vigilia. Esto no es debido a que la eficacia de estas terapias no sea considerablemente buena si no por otros motivos como la falta de unidades especializadas, el desconocimiento de las mismas o el optar por otras opciones. En la mayorí­a de los casos se utiliza en aquellos niños donde se ha fracasado con otras opciones si es que se utiliza. Sin embargo, como he apuntado anteriormente, los resultados son buenos como demuestran un gran número de estudios con la ventaja de la inocuidad de los tratamientos, ausentes de cualquier riesgo y efecto secundario, lo que les hace ser la opción más conservadora en una población, los niños, donde esta caracterí­stica se hace aún más importante. Previo a cualquier tratamiento es necesario la valoración completa por parte del médico especialista descartando cualquier patologí­a estructural u orgánica, algún déficit hormonal etc.

Las técnicas de fisioterapia, por su inocuidad y eficacia, se presentan como primera línea de tratamiento frente a medidas más invasivas.

La Guía de Práctica Clínica de la Asociación Europea de Urología propone el uso de tratamientos conservadores antes de recurrir a fármacos o medidas de alarma. Técnicas como el biofeedback electromiográfico adaptado para niños, la reeducación vesical comportamental e incluso en ocasiones la electroterapia superficial no invasiva y otras son las más utilizadas en estos casos. No se resigne a resolver el problema de su hijo si lo tratamientos "habituales" no le han dado buenos resultados. La fisioterapia es una opción posible con buenos resultados (Transcutaneous parasacral electrical neural stimulation in children with primary monosymptomatic enuresis: aprospective randomized clinical trial).